27 de agosto de 2007

Massa volvió a poner a Ferrari en la disputa por el campeonato

Era la gran oportunidad para Ferrari. El mal clima que rodeaba a McLaren luego de la pelea entre Alonso y Hamilton se percibía, a pesar del pacto de “no agresión” entre ambos pilotos. Y tanto Felipe Masa como Kimi Raikkonen sabían de esta gran chance y no la dejaron escapar. El 1-2 de la escudería italiana terminó de redondear un fin de semana perfecto en el circuito de Estambul que le permite al brasileño, con el tercer triunfo en lo que va de 2007, poner de vuelta al Cavallino Rampante en la discusión por el título.
La carrera en sí fue una monotonía de parte de Ferrari. Desde el inicio de esta y a lo largo de las 58 vueltas el tandem de punta no se modificó en ningún momento, a excepción del intercambio de posiciones producto de las detenciones en boxes. Ni Massa, ni Raikkonen tuvieron inconvenientes que les hicieran perder posiciones y de este modo consiguieron el 64º doblete a favor de la marca en F1 y el 2º de este año.
Así, Massa logró ascender a 69 unidades en el campeonato de pilotos, lo que le permite ponerse al acecho de Lewis Hamilton, quien esta vez no tuvo un rendimiento acorde a lo que venían siendo sus recientes producciones que lo llevaron a la cima, y debió conformarse con una quinta colocación a causa de un reventón de uno de los neumáticos en la vuelta 43 que le hizo perder dos posiciones por la posterior detención en boxes.
Raikkonen por su parte, estuvo muy acertado en las apreciaciones que había elaborado el sábado luego de su tercera ubicación en la clasificación. “Hubiese preferido la ‘pole’, pero partir desde el lado limpio de la pista es mejor que hacerlo desde la 2º posición”, había manifestado el finés, y el arranque de la carrera le dio la razón. Tan sólo necesitó encarar el primer giro para superar a Hamilton y de ahí en adelante mantener el 2º lugar que lo mantiene un punto por debajo de su coequiper.
Quien sin dudas sacó también ganancia en esta 12º fecha en Turquía fue Fernando Alonso. Su último lugar en el podio le permitió dar un paso hacia delante en una semana cargada de conflictos con Hamilton. Con este tercer lugar pudo arrimarse a 5 unidades del inglés y empezar a demostrar su condición de bicampeón mundial poniéndole presión al jefe de equipo Ron Dennis, quien sostuvo en más de una ocasión la salida del equipo por parte del español.
De este modo, ha quedado establecida la disputa entre estos cuatro pilotos ya que BMW de la mano de Nick Heidfeld y Robert Kubica deberán conformarse con un meritorio quinto y sexto puesto de sus corredores. Ferrari por lo pronto demostró que va a dar pelea hasta el final con hombres que están capacitados para efectuarlo y, asimismo, encendió una señal de alarma para McLaren que parecía tener la situación controlada y deberán, dentro de la escudería, concentrarse mas en el aspecto deportivo haciendo a un lado las rivalidades.


Gabriel Antonielli

21 de agosto de 2007

Conflicto entre Alonso y Hamilton en McLaren

De compañeros de equipo
a enemigos impensados


Por estos días ni siquiera aquel fanático más pesimista podría entender lo que está sucediendo en McLaren. Una escudería que, dispuesta a ganar el título tan esquivo en el último tiempo, consiguió el arribo de Fernando Alonso, el actual bicampeón Mundial. Y, a su vez, designó a Lewis Hamilton como segundo piloto esperando su gran explosión dentro de un par de años. Pero esto se convirtió en una bomba de tiempo. Porque, si bien los resultados le permiten soñar con la consagración a Ron Dennis, director deportivo de la marca, el choque de personalidades y egos de los dos corredores provocaron un revuelo en McLaren que han obligado a la intervención de la mismísima FIA, lo que da cuenta de la gravedad del asunto.
El conflicto que se ha desatado entre Alonso y el inglés Lewis Hamilton, primer piloto negro en llegar a la Fórmula 1, ha roto todos los esquemas hasta llegar a límites insospechados, lo que hizo que Dennis se replanteara la continuidad del español como piloto número 1 de la escudería de las Flechas de Plata, lo que le daría como contrapartida todo el liderazgo a Hamilton, quien está llamado a ser unos de los mejores pilotos de la historia y los recientes resultados que le permitieron alcanzar la punta del campeonato con 7 puntos de ventaja respecto de Alonso avalan esa condición.
Y para tomar conciencia de los niveles que alcanzó esta confrontación entre ambos corredores basta con recordar el caso de espionaje, la verdadera causa que originó este descontrol dentro de McLaren pero que ha quedado en un segundo plano, puesto que los celos de los corredores acapararon toda la atención. Si tanto Mike Coughlan, suspendido tras ser acusado de recibir información confidencial sobre Ferrari, como Nigel Stepney, catalogado como el “entregador” de dicha información aprovechando su condición de ex técnico del Cavallino Rampante, han perdido relevancia, incluso para los medios que se nutren hoy por hoy de cuanta declaración suene conflictiva para los oídos del público.
Porque de eso se han aprovechado la prensa española y la inglesa, las cuales fijaron claras y obvias posiciones respecto de los pilotos, y están dispuestas a jugarse el todo por el todo entendiendo los intereses que están en disputa a cambio de la continuidad o no de ellos en el equipo. Y teniendo en cuenta el choque de personalidades que sugieren tanto Alonso como Hamilton, el mundo de la Fórmula 1 está en presencia de una pelea que no augura un final feliz en el corto plazo. El temperamento de Alonso ha quedado visible en cada uno de sus dichos a la prensa. Su personalidad aceptada por estos lados del planeta teniendo en cuenta el sello “latino” de sus comportamientos por llamarlo de algún modo, sumado a sus recientes conquistas le dan una pequeña ventaja en cuanto a la consideración de cierto sector del publico, pero sus actitudes también ponen en jaque su futuro.
La polémica detención en boxes en la clasificación en el circuito Hungaroring en Hungría contemplaron algunas dudas respecto de la honestidad con la que competía contra su coequiper, puesto que le hizo perder entre 20 y 25 segundos al inglés quien también se aprestaba a ingresar a dicha zona y, al no poder hacerlo, vio frustradas su chances de conseguir una nueva pole. Y vale rescatar que la sanción que le cupo a Alonso por parte de la FIA que lo hizo retroceder cinco lugares, no fue la primera que debió soportar el asturiano, ya que el mismo había sido sancionado el año pasado en idéntico circuito y además en el GP de Italia por “acciones innecesarias y peligrosas” y por molestar a Felipe Massa en segunda instancia, ambas en las sesiones de clasificación, lo que demuestra que Alonso suele arriesgar demasiado a pesar de que ello le dé resultado.
Por su parte, Hamilton tampoco se queda atrás a pesar de que como todo inglés tiende a ser más frío y menos impulsivo con sus declaraciones, aunque luego del incidente en Hungría juró que dejaría a un lado su conducta hasta el momento. “Hasta ahora me callé cuando él (por Alonso) habla o hace, pero no lo volveré a hacer”, sentenció este joven de 22 años, hijo de madre británica y padre oriundo en Trinidad y Tobago, quien debió afrontar una dura infancia luego de la separación de sus progenitores y también sufrió junto a su hermano menor, quien padece desde su nacimiento una parálisis casi total. Esto seguramente lo ha ido formando como persona y de ahí su fuerte temperamento que le permite, a pesar de su juventud, imponerse en un momento tan delicado como el que vive hoy en la F1.
Con este panorama que está instalado en la escudería, no serán fáciles las próximas semanas para el círculo más íntimo de McLaren, el que deberá resolver el futuro de sendos pilotos para que este desgaste de la relación entre Alonso y Hamilton no reditúe en una remontada de Ferrari que a fin de año le provoque más de un dolor de cabeza a Ron Dennis y compañía. Lo cierto es que Alonso, designado por UNICEF como “Embajador de Buena Voluntad”, ya manifestó hace dos meses que no se sentía cómodo allí ya que “estoy en un equipo inglés con un compañero inglés”, resumiendo en esa frase lo que significa que ese país apueste casi todas sus fichas a Hamilton teniendo en cuenta las constantes frustraciones en otras disciplinas.
Por lo tanto, estas palabras del español, quien no es el mejor ejemplo para los jóvenes de mundo por estos días, sumados a los recientes incidentes quizá terminen por abrirle la puerta de salida hacia otro destino que podría ser BMW, donde no tendría paridad con ninguno de los pilotos que hoy se desempeñan allí y podría volver a demostrar por qué consiguió dos títulos consecutivos en la máxima categoría del automovilismo deportivo mundial.


Gabriel Antonielli

6 de agosto de 2007

Made in ascenso

Los Lavezzi, Bergessio, Hauche -entre tantos otros- provocaron que entrenadores y dirigentes de la primera división le dediquen mayor atención al siempre relegado fútbol de ascenso. Para este torneo Apertura que acaba de comenzar, se incorporaron 31 jugadores procedentes del fútbol "sabatino"; 22 llegan de la B Nacional -sin tener en cuenta a los recién ascendidos-, cuatro de Primera B, dos del Argentino A y tres de Primera C.
Los equipos que más recurrieron a este recurso de incorporar jugadores "desconocidos" para el ambiente de Primera fueron Huracán, Tigre y el Argentinos Juniors de Caruso Lombardi -con 4-, este último un viejo conocedor de las categorías de ascenso. Y eso que a último momento se le rescidió el contrato a Emanuel Gigliotti, que jugó la última temporada en General Lamadrid, en la Primera C.
Casualmente, de la cuarta división llegaron otros tres jugadores. Juan Cupertino, arquero del Lobo de La Plata que estuvo a préstamo en Villa Dálmine, como había ocurrido dos temporadas antes con Carlos Ketnicki. Un caso similar ocurre con el juvenil delantero Leonel Altobelli, surgido de las inferiores de Tigre, pero que jugó las últimas dos temporadas en Barracas Bolívar. Por su parte, la gran figura y goleador del equipo de Acassuso bicampeón de la C, Leonardo Romero, que jugó en Primera D con Defensores Unidos de Zárate, es una de las sorpresivas incorporaciones que hizo Antonio Mohamed para Huracán.
Los casos más curiosos son los de los hermanos Díaz, hijos de Ramón, que con muy pocos partidos en sus respectivos clubes, llegaron al último campeón del fútbol argentino de la mano de su padre. Emiliano solo jugó 45 minutos -con un bajo rendimiento- en Platense (en el Apertura jugó 11 minutos en Defensa y Justicia) y Michael sumó 100 minutos en la primera de San Telmo. También es destacado el gran salto de Nilo Carretero, flamante incorporación de Banfield, que hace dos temporadas lo hacía de forma amateur en Barrio Alegre de Trenque Lauquen, en el Torneo Argentino C.



Detalle de los jugadores del ascenso incorporados a Primera:
Argentinos Juniors: Roberto Battion (Unión de Santa Fe, 17 jugados/2 goles), Juan Mercier (Platense, 41/4), Leandro Fleitas (volvió de Olimpo, 31/3) y Martín Cabrera (Olimpo, 37/12). Sergio Escudero viene de Independiente, pero la primera parte de la última temporada jugó en el equipo bahiense (16/1).
Arsenal: Cristian Díaz (Huracán, 39/0).
Banfield: Nilo Carretero (Sarmiento de Junín, 32/11)
Boca Juniors: Matías Maidana (Los Andes, 15/0)
Colón de Santa Fe: Ismael Blanco (volvió de Olimpo, 38/29)
Estudiantes: César Taborda (Defensa y Justicia, 31/0), José María Basanta (Olimpo, 36/1) y Lucas Wílchez (Tigre, 28/2). Todos habían estado a préstamo.
Gimnasia de Jujuy: Héctor Desvaux y Gabriel Ruiz (Unión de Santa Fe, 34/2 y 9/0) y Eric Schmil (Juventud Antoniana, 22/2).
Gimnasia de La Plata: Juan Cupertino (regresó de Villa Dálmine, 34/0), Elvio Friedrich (volvió de Almagro, 29/5) y Nicolás Medina (Talleres de Córdoba, 9/1).
Huracán: Marcelo Barovero y Walter Gómez (Atlético Rafaela, 40/0 y 19/1), Angel Puertas (Platense, 39/2) y Leonardo Romero (Acassuso, 38/23). Alan Sánchez viene de O'Higgins de Chile, pero comenzó jugando la temporada 05/06 en Platense (18/6). Además, interesa Daniel Bazán Vera (Tristán Suárez, 42/37).
Independiente: -
Lanús: -
Newell's: Marcos Gutiérrez (Olimpo, 37/0)
Olimpo: Mariano Martínez (Almagro, 18/5)
Racing: Mauricio Ferradas (Platense, 37/9)
River Plate: -
Rosario Central: Enrique Seccafien viene de los Tiburones Rojos de México, pero se destacó en Deportivo Morón. Eduardo Farías, que llegó desde el Monagas de Venezuela, jugó en Argentino de Rosario y Sportivo Las Parejas.
San Martín de San Juan: Martín Ortiz (Defensa y Justicia, 16/1)
San Lorenzo: Emiliano Díaz (Platense, 1/0) y Michael Díaz (San Telmo, 4/0)
Tigre: Luis Ardente (regresó de San Telmo, 38/0), Norberto Paparatto (Tiro Federal, 19/1), Guillermo Suárez (Rivadavia de Lincoln) y Leonel Altobelli (volvió de Barracas Bolívar, 31/6)
Vélez Sarsfield: -


Andrés Villa
Fotos: www.clarin.com

22 de julio de 2007

Los golpes opacaron el oro

Llegaba como candidato por su poderío y por ser local, y no defraudó. Aunque el logro de la medalla dorada y la clasificación para los Juegos Olímpicos de Beijing, se vió opacado por el tumulto final, Brasil se impuso claramente ante un inexperto seleccionado argentino.
El encuentro comenzó con un amplio dominio local, que acertaba en los ataques y comprometía las ideas argentinas con su dureza defensiva. Así se explica que haya permanecido con el arco en cero hasta el minuto seis de la primera parte, cuando una genialidad de Matías Lima abrió el marcador de un equipo que parecía más visitante que nunca.
El arquero argentino Matías Schulz empezó a convertirse en figura, pero el equipo dirigido por Torres no supo aprovecharlo. Tambaleaba excesivamente en defensa y los brasileños se hacían una fiesta. No aprovechó el hombre de más que tuvo en reiteradas oportunidades, sino que lo sufrió, porque el local aumentaba la diferencia. Así fue que el resultado parcial terminó 11 – 6, aunque pudo ser más abultado.
Al comienzo del complemento parecía que el equipo argentino reaccionaba, con la conversión de tres goles consecutivos. Pero en el arco brasileño era donde estaba el peor enemigo. Maik Santos (que llegaba a la final con un promedio de 50% de eficiencia) demostró su valentía y sus dones, y obtuvo 20 tapadas claves en su haber personal.
Cuando faltaban diez minutos Argentina, conducida por Bruno Civelli, se acercó a dos tantos (21 – 19), y nuevamente surgieron las virtudes brasileñas y los desaciertos argentinos.
El resultado final (y justo) fue de 30 a 22, aunque esta gran actuación se vió disminuida por una pelea protagonizada por Leonardo Querín y Bruno Souza, que generó un caos con golpes, empujones e insultos, que terminó en la exclusión de varios jugadores. Finalmente, Brasil consiguió el objetivo de la medalla dorada y la clasificación para Beijing 2008 y Argentina perdió una gran chance de entrar en los primeros Juegos Olímpicos.
El sábado, en la final femenina también había triunfado Brasil, pero esta vez frente a Cuba, y Argentina tuvo que conformarse con la medalla de bronce al vencer a las dominicanas por un ajustado 23 - 22.

Noelia Santoalla

8 de julio de 2007

Wimbledon a merced de Federer

El court central del All England Tennis Club fue testigo nuevamente de una batalla tenística en la que Roger Federer venció a Rafael Nadal por 7-6 (9-7), 4-6, 7-6 (7-3), 2-6 y 6-2. Con esta victoria el número uno del mundo alcanzo el record que ostentaba el sueco Bjorn Borg de haber ganado cinco títulos consecutivos en la meca del tenis.
El resultado lo dice todo: no fue un partido facil para Federer, quien tuvo que lidiar con la garra y el corazón de Nadal, quien demostró que cada día se siente más cómodo en el césped londinense. Un comienzo de partido en el que el suizo parecía imponer su papel de candidato y se encontraba 3-0 arriba, pero rápidamente “Rafa” se repuso y logro poner igualdad en el marcador. Este primer set quedo en manos de Roger que se lo llevo en el tie- break por 9-7, luego de disponer de cinco sets point.
Todo hacia suponer que sería un duro golpe psicológico para Nadal, pero el español salió a jugar ese segundo set como si no hubiera pasado nada y mediante su agresividad y equilibrio mental logró llevarse el segundo parcial luego de romperle el servicio a su rival cuando sacaba 4 -5.
El nivel de Federer en esta final no fue extraordinario, debido al gran tenis que desplegó el último ganador de Roland Garros y esto se evidenció en el desarrollo del match. La tercera manga fue una dura batalla en la q
ue ambos tenista se hicieron fuertes con sus juegos de saque y llevaron el desenlace de ese parcial a una nueva muerte súbita, que quedo en manos del suizo por 7-3. En el tie-break Roger impuso su experiencia sobre la superficie y supo jugar bien los puntos importantes.
El panorama de ese cuarto set era ámpliamente favorable para Federer, debido a que se encontraba arriba en el marcador y todo podía hacia pensar que “Rafa” no podría recuperarse de ese tercer set perdido. Pero sucedió todo lo contrario, porque el mallorquín rompió rápidamente el servicio de su oponente en dos oportunidades y sacó una importante diferencia, permitiéndole quedarse con ese parcial por 6-2.
El último y definitivo set se presentaba con oportunidades para ambos jugadores, obviando todo tipo de pronóstico que se pudo haber dado antes del match. Roger sabía que tendría que subir su nivel de juego si tenía intenciones de alzarse con un nuevo título de Grand Slam y eso fue lo que hizo luego de salvar cuatro break points en dos de sus juegos de saque. En el sexto game el helvético sacó a relucir su mejor tenis, quebró el servicio del español y se puso 4 a 2. El daño ya estaba hecho y era cuestión de tiempo. Eso fue lo que sucedió, porque luego de mantener su game de saque logró romper el de su oponente una vez más, pero esta vez para quedarse con el torneo.
Este fue el undécimo título de Grand Slam de Federer, quien se ubica en la tercera posición de jugadores con más torneos de esta magnitud junto con Borg y Rod Laver, detrás de Roy Emerson (12) y del grandioso Pete Sampras (14). ¿Tendrá techo el suizo?
Nicolás Papini

3 de julio de 2007

Preparación Pre Mundial: Pumas en EEUU

El seleccionado arribó ayer por la mañana a Pensacola, Florida, donde realizarán una concentración de 15 días como primera etapa de preparación para buscar su mejor forma física.
El lugar elegido fue el Andrews Institute, donde los jugadores se someterán al programa que han diseñado cuatro especialistas del centro deportivo, asistidos por los dos preparadores físicos del plantel, Ignacio Fernández Madero y Jorge Ruiz.
Este centro está equipado con todas las herramientas y facilidades necesarias, y de última generación, para que un atleta de élite logre un nivel óptimo de preparación para la alta competencia. En cuanto al trabajo que están realizando Los Pumas, seguirán trabajando en cuatro grupos, según sus posiciones, y está estipulado que se lleven a cabo ejercicios de campo y trabajos de complemento en el gimnasio.
Por fín Los Pumas están juntos y enfocados en el gran desafío que se viene: la VI Copa del Mundo de Rugby.

Sabrina E. Otaegui
foto: rugbytime

28 de junio de 2007

En busqueda del reemplazo

La selección argentina de voley está pasando por una etapa muy complicada, y es más que nada por el recambio de jugadores, en el que también se encuentra la ausencia del mejor libero del mundo, PABLO MEANA. Actualmente lo reemplaza su hermano, Martín.

Despés del Mundial en Japón del año pasado, Pablo decidió retirarse de la selección para poder dedicarse más a su esposa e hijos, desde entonces se abrió la incógnita de quién quedaría en su puesto. Argentina está en un déficit de producción de jugadores, y más aún en el puesto de LIBERO, que se creó para poder igualar el nivel de los equipos, porque los ataques ya superaban a las defensas.

Cuando Pablo hizo pública su desición, se empezaron a escuchar muchos nombres, como Martín (su hermano), Facundo Santucci, Alexis González (que decidió renunciar a la selección), Ignacio Forastiero y muchos más. Pero el temor de los fanáticos del voley era: ¿ QUIÈN ESTARÍA AL NIVEL DE PABLO?, pregunta que aún no encuentra respuesta.

Actualmente Martín sería el indiscutible titular para el técnico Jon Uriarte, pero le "pisa los talones" Facundo Santucci, el otro que se encuentra en la lista que dió Jon. En lo que hasta el momento se ve en la Liga Mundial, a pesar de que el equipo se nota que no funciona del todo bien, el libero no está cumpliendo un buen papel y eso es lo más preocupante.

A su vez lo que pasa es que la gente está acostumbrada a Pablo, que dejaba el alma en la cancha, y se notaba, era capáz de morir por ir a buscar hasta la pelota más complicada, subirse a las tribunas, saltar carteles, correrse la vida, con tal de que el balón no picara en el campo propio. Y lo que se supone, es que Martín tendría que aprender de su hermano, pero hay que reconocer que le debe ser muy pesado llevar ese apellido, y que es lo único que tienen en común, porque son dos personas completamente diferentes.

Lo que queda es esperar que haya alguién que pueda entrenar bien al que sería el libero titular y el que se merezca ese puesto tenga su estilo, pero no se olvide de Pablo, que debe ser el máximo referente, pero ¿quién es el que tendría que poner "manos a la obra"?, ¿tal vez Pablo Meana?, que ya tuvo la experiencia de entrenar a un chico, que terminó siendo uno de los mejores líberos y lo supero hasta a el mismo.

Esperemos que pronto se pueda solucionar este problema y que la selección vuelva a ser una Potencia como en las viejas épocas y que le tengan miendo, no que ellas teman de los demás equipos.
Noelia Bottazzi

27 de junio de 2007

La historia de suspenso tuvo final feliz para Almirante

Después de 25 días de incertidumbre, Almirante Brown pudo festejar. En Junín y a puertas cerradas, el equipo de Blas Giunta le ganó 1 a 0 a Estudiantes, con gol de Sebastián Penco, lo que le permitió ganarse un lugar en el Nacional B para la próxima temporada. El partido de vuelta (la ida terminó 0 a 0) había comenzado el 2 de junio en cancha de Racing, pero un desubicado, de los que abundan en nuestro país, arrojó una bomba de estruendo que conmocionó al arquero Pincha, Walter Cáceres, y obligó al árbitro Diego Abal a suspender el partido.
Los primeros 13 minutos se habían jugado el pasado 2 de junio. No hubo goles aquel día, pero sí hechos trascendentes, como la expulsión del defensor de Estudiantes Luciano Mazzina y el penal a favor del "Mirasol". En aquel momento, justo cuando Penco se preparaba para cobrar la pena máxima, todo acabó por culpa de la propia gente de Almirante Brown. La AFA apeló a la mano dura en este caso: le aplicó al equipo de Isidro Casanova un descuento de 18 puntos para la tabla general de la próxima temporada.
Después de tantas idas y vueltas, el 27 de junio fue el día elegido para completar los 77 minutos que restaban, en cancha de Sarmiento de Junín y sin público. La primera acción tuvo como protagonista a Carlos Zavaleta, que le ganó la apuesta a Penco en el cobro de ese interminable penal. Estudiantes ya estaba resignado al 0-1, pero el ex defensor de Sarmiento estrelló el disparo en el palo. En el primer tiempo -de 39 minutos-, Estudiantes superó a su rival, a pesar de la inferioridad numérica. Hasta ahí, todo a pedir de boca para los de Caseros.
A Walter Cáceres le costó recuperarse. Los dirigentes del club pretendían postergar aún más la fecha de disputa del partido justamente para que "Cubito" llegue al partido en un 100%. Pero el ex Racing debió jugar con algunas dificultades y terminó abandonando el campo de juego en el entretiempo.
Ya con Gustavo Jaime en el arco, Estudiantes sintió el jugador de menos. Almirante comenzó a adelantarse en el campo de juego y consiguió lo que vino a buscar, a los 10 minutos, por medio de un cabezazo del infalible Sebastián Penco -ingresó con complicidad del arquero Jaime-. A partir del 0-1, la desesperación le jugó en contra al equipo de Della Picca; Miguel Porcel dejó a su equipo con nueve por agredir verbalmente al juez del encuentro, Diego Abal.
En los últimos minutos de juego, el equipo de Giunta solo se dedicó a manejar la pelota para cuidar el resultado. Estudiantes sintió la impotencia de contar con dos menos y no logró arrimarse al arco custodiado por Cristian Campestrini. Así todo terminó. Regreso al Nacional B de "La Fragata" después de nueve años, aunque sabe que la permanencia será más complicada de lo normal.

Formaciones:
ALMIRANTE BROWN: Cristian Campestrini; Gonzalo Peralta, Carlos Zavaleta, Walter Mendoza; Emanuel Perea, Sergio Meza Sánchez, Alejandro Orfila, Luis Peña; Carlos Lovera; Federico Maraschi y Sebastián Penco. DT: Blas Giunta. Cambios: Edilio Cardoso por Perea (48m.) y Hernán Rivero por Maraschi (74m.).
ESTUDIANTES: Walter Cáceres; Hernán González, Luciano Goux, Pedro Bocca; Javier Umbides, Miguel Porcel, Cristian Lillo, Ezequiel Bustos; Daniel Cigogna y Juan Martin. DT: Rodolfo Della Picca. Cambios: Gustavo Jaime por Cáceres (38m.), Juan Quevedo por González(62m.) y Lucas Martella por Cigogna (65m.).

Andrés Villa

26 de junio de 2007

La violencia empañó el ascenso de Tigre a Primera

Mientras el tiempo se esfumaba y Martín Morel se tomaba su tiempo para cobrar el penal que decore el ascenso de Tigre a Primera después de 27 años, un grupo importante de inadaptados, “hinchas” de Nueva Chicago, entraron a la cancha y arrasaron con todo. Desvistieron a los jugadores de su club y atacaron sin piedad a los simpatizantes de Tigre, que ya palpitaban la máxima alegría. El saldo: un muerto, 14 heridos y 78 detenidos. ¿La policía? Bien, gracias.
Lamentablemente, la violencia se llevó una vez más el protagonismo. Los daños morales por el descenso pasan con el tiempo. Los destrozos dentro y fuera del estadio también tienen solución. ¿Pero quién le devuelve la vida a Marcelo Cejas, un hincha de Tigre que fue a Mataderos con la ilusión de ver a su equipo campeón? Nadie.
Este hombre de 41 años perdió la vida luego de ser víctima de un severo traumatismo de cráneo, producto del impacto de una piedra arrojada por simpatizantes locales en una emboscada. Pero la animalada no acabó allí, porque una vez caído, este grupo de individuos, que no hacen más que empañar la imagen de un club de fútbol, siguieron golpeando al hombre caído. Ni siquiera la policía ayudó a Cejas; según cuentan testigos, los encargados de la seguridad –ayer de presencia tácita- manifestaron que no podían hacer nada. Los propios hinchas del “Matador” trasladaron a quien era uno de los 15 heridos, que solo unos minutos después se transformó en una nueva víctima del fútbol argentino.
No es una crónica de la Guerra de Medio Oriente. Esto pasó en nuestra Capital Federal, más precisamente en cancha de Nueva Chicago, donde Tigre volvió a subir a la elite del fútbol argentino después de deambular durante 27 años en las categorías de ascenso. El equipo de Diego Cagna superó por 2 a 1 al conjunto de Mataderos, que no pudo revertir el 0-1 de la ida.
En este capítulo futbolístico, de menor relevancia en esta historia de terror, Tigre controló en todo momento las acciones de juego. Siempre estuvo en ventaja –teniendo en cuenta la ventaja de la ida- y jugó con la desesperación de Chicago, que salió a quemar las naves desde el minuto cero. Es cierto que el “Torito” tuvo más de una oportunidad de quebrar el cero de la valla de Daniel Islas, pero nunca pudo cerrar los avances. Para colmo, en una pelota parada, a los 34 minutos del primer tiempo, Diego Castaño desvió con la cabeza el centro de Nicolás Torres para decretar el gol. 1 a 0 y la historia comenzaba a pintarse de azul y rojo.
En el segundo tiempo, Tigre apostó al contraataque. A los 6 minutos, un ex Chicago e hincha del club de Mataderos, Leandro Lázaro (el de la chilena en la ida), la peinó para que Martín Galmarini definiera el pleito con un bombazo potente, inatajable para Navarro Montoya. Solo tres minutos después, Federico Higuain –bajo la mirada de su padre y su hermano Gonzalo- logró descontar para el local. Pero ya era tarde.
Tigre lo aguantó hasta el final. Cuando se jugaba el tercer minuto de descuento (Gustavo Bassi había marcado seis), Martín Morel, que había ingresado minutos antes por Lucas Wílchez, se escapó hacia el gol, pero Navarro Montoya lo derribó dentro del área. Penal para Tigre después de ¡51 partidos! La resolución: nunca se sabrá.
El quinto ascenso de Tigre a Primera (‘45, ‘53, ‘67 y ‘79) quizás sea el más emocionante. Luego de haber hecho un interesante Apertura, con Ricardo Caruso Lombardi como técnico, llegó Diego Cagna, quien se encargó de conducir a un equipo bien encaminado. Una pequeña frustración pegó a Tigre cuando perdió la inmejorable chance de jugar una final por el ascenso directo, pero inmediatamente se empezó a cumplir la fantasía de gran parte de la Zona Norte: dejó en el camino a Chacarita, Platense y el broche de oro con Nueva Chicago.
En Victoria, se festejó todo lo que un grupo de delincuentes arruinó. Los 4.000 hinchas del “Matador”, en lugar de cumplir con el rito del abrazo y el infaltable canto de “dale campeón”, debieron correr en busca de refugio. Algunos la ligaron igual y Marcelo Cejas se llevó la peor parte. Simplemente, una verdadera vergüenza.

Andrés Villa
Fotos: http://www.elcomercioonline.com.ar/

23 de junio de 2007

Wimbledon: tradición británica al deleite de Roger Federer

Entre los pronósticos meteorológicos reservados y el tenis inapetente de los últimos tiempos, Roger Federer buscará irradiar a los amantes de la raqueta e irá así en busqueda de su quinto Wimbledon consecutivo para igualar la marca del sueco Bjorn Borg. En la tierra más tradicional del tenis, frente a la aristocracia británica que disfruta sus strawberries & cream, Federer se transmuta y se convierte en un animal, que parece jugar a otra cosa distinta del tenis. El siente que allí es donde pertenece; allí es donde sabe que puede ganar; allí es donde por los últimos cuatro años ha sido imbatible, y allí es donde buscará nuevamente coronarse como rey indiscutible.
El All England Club ha anunciado, hace algún tiempo ya, que para el 2009 el estadio principal tendrá un techo corredizo, cuyas obras ya han comenzado pero debieron aplazarse para que pueda disputarse una nueva edición de este torneo. Lo cierto es que en este 2007 el estadio central parecerá un árbol en pleno otoño, cuajado y sin amparo alguno frente a las desconcertantes lluvias londinenses. Será la primera vez desde que fuese inagurado, allá por 1920, que la cancha de tenis más famosa del planeta estará sin ningún tipo de cobertura.
Para todo aquél que tenga la suerte de darse una vuelta por Wimbledon, el primer consejo sería aconsejarle que lleve un paraguas, pero este año más aun. Sólo queda resignarse y cruzar los dedos para que las condiciones del tiempo no sean como de costumbre: agua, agua y más agua. Por otra parte, difícilmente se vuelvan a ver las histriónicas rabias de Jonh Patrick McEnroe frente a un fallo dudoso. Los ojos estarán puestos en el debut del Hawk-Eye, introducido por primera vez en la Catedral, que evitará, al menos en la teoría, irascibles escenas ochentosas. Si la máquina dice out, a llorar a la iglesia.
Mientras pasan los días y el comienzo del torneo más tradicional se acerca, las casas de apuestas echan humo, pero pocos son los que se atreven a pronosticar un triunfo distinto del de Federer. Ya sean periodistas, leyendas o cualquier persona, nadie duda al aseverar que el suizo será principal protagonista y cargará con el rótulo de máximo candidato. No obstante con la percha que él tiene cualquier prenda le sienta con holgura. Un escalón por debajo vienen una manada de jugadores, todos pretendientes al trono del gran Roger. Rafael Nadal, convencido de sus capacidades tras la final del 2006, encabeza la lista de espera que también integran Roddick, dos veces finalista y ahora bajo el ala del legendario Jimmy Connors, el serbio flemático Djokovic, que después de chapotear en Roland Garros buscará generar aquí una ola aún mayor, el bombardero Berdych, y la esperanza local Andy Murray, que aun no confirmó su presencia pues se recupera de una complicada lesión en la muñeca derecha.
Los argentinos intentarán sacarse los patines. Los que mayor chance de hacer pie tienen son David Nalbandian y Guillermo Cañas. El unquillense se adapta perfectamente al césped y es sabido que es un abonado a las grandes citas, aunque cargue con un año de poco ritmo de competencia. El gladiador de Tapiales es un todo terreno a prueba de balas, siempre en busca de una nueva arremetida. Juan Martín Del Potro es el as bajo la manga que tiene la legión, pese a que aun no ha alcanzado su techo. Su saque provoca un mayor daño en pasto y sus golpes punzantes también lastiman. Con apenas 18 años, el tandilense ya ocupa el puesto nº 55 del ranking mundial y día a día, a medida que su juego progresa a pasos agigantados, desmiente con la raqueta el aire atolondrado y poco fiable de su quijotesca figura. Si la lluvia lo permite, este domingo se abre la cerca del verde césped de Wimbledon. Pasen, vean y disfruten!...
Marcos Zugasti

Argentina, tercero en Montreux

Fue difícil olvidarse de la inesperada derrota con Suiza en semifinales. En el primer tiempo del partido por el tercer puesto, Argentina sufrió los efectos de la eliminación y estuvo al borde de cederle la medalla de bronce a Italia. Pero una reacción a tiempo le permitió al seleccionado nacional recuperarse de un 0-2 y derivar la definición a los penales, donde apareció el experimentado arquero argentino, Juan Oviedo, que fue el arma fundamental para que Argentina suba por 18º vez al podio de un mundial.
En la primera parte, al equipo de Fredy Luz no le alcanzó haber dominado la bocha, porque careció de profundidad y desequilibrio. El equipo italiano, potenciado por una defensa muy bien parada y sin fisuras, apostó al contraataque, vía por la que Nicola Palagi logró abrir el marcador. A 1 minuto y 23 segundos del final, Leonardo Squeo volvió a sacar provecho de la desesperación argentina y de sus desajustes defensivos para adelantar por dos tantos al equipo azurro –que hoy vistió camiseta blanca-. Así terminó la primera mitad.
Un cambio de actitud importante hizo reanimar el juego argentino. Luz metió en cancha jugadores más punzantes, como José García y Carlos Nicolía, y consiguió buenos dividendos. A los cuatro minutos, Carlos López descontó para el seleccionado argentino, y a siete del final, Nicolía alcanzó la igualdad.
Finalizados los 40 minutos, llegó el tiempo del gol de oro. Argentina fue el que más se acercó al final en ambos tiempos extra (de cinco minutos cada uno), pero nunca pudo filtrar la pelota en el arco rival. El desahogo se produjo en la situación menos deseada: los penales. Juan Eduardo Oviedo, aprovechando su imponente volumen corporal, tapó los cinco disparos de los italianos -D. Montarán, Travasino, Squeo, Palagi y Cocco-, y solo le bastó a la Argentina el gol marcado por Pablo Alvarez (fallaron López, José García y Velázquez). De esta manera, Argentina se ganó un lugar en el podio, aunque no en la posición que fueron a buscar a Montreux.
Durante el desarrollo del mundial, el rendimiento del seleccionado argentino nunca pudo optimizarse. Comenzó presentando algunas dudas en la primera fase, que por la abrupta superioridad sobre el rival no produjo consecuencias adversas. En cuartos de final se despachó de Brasil (2-1) sufriendo más de lo esperado, y en semifinales, llegó el golpe del nocaut: la eliminación sorpresiva ante Suiza (4-3).
¿Sirve como consuelo haber salido tercero? En principio siempre es bueno ingresar en un podio, pero para un país que es siempre es candidato y que desde hace ocho años que no se consagra campeón del mundo, el tercer puesto puede ser insignificante.
España se quedó con el título
El equipo español obtuvo su 13° título mundial, y segundo consecutivo, luego de vapulear en la final Suiza, el anfitrión, por 8 a 1. Los tantos para el equipo de Carlos Feriche, que serán locales en el próximo Mundial, fueron marcados por Ordeig, Gual (2), Panadero, Gil (2), Roca y Teixidó. Previo a la final, los ibéricos ya habían reafrimado su chapa de gran candidato al vencer claramente a Alemania (4-0), Colombia (9-1), Brasil (7-1), Angola (8-0) e Italia (6-0).
Posiciones Finales: 1° España, 2° Suiza, 3° Argentina, 4° Italia, 5° Francia, 6° Portugal, 7° Brasil, 8° Angola, 9° Mozambique, 10° Andorra, 11° Chile, 12° Alemania, 13° Inglaterra, 14° Colombia (*), 15° Holanda (*) y 16° Estados Unidos (*).
(*) descendieron al Mundial B

Andrés Villa

Reveco campeón mundial minimosca

El boxeo argentino tiene un nuevo campeón y es el mendocino Juan Carlos Reveco, de 23 años, que derrotó anoche en su provincia natal al tailandés Nathra Sasiprapa en el octavo round y de esta manera se quedó con el título minimosca de la AMB (Asociación Mundial de Boxeo). Ambos retadores llegaban invictos a la pelea, que se realizó en el estadio Vicente Polimeni, en Las Heras.
El comienzo de las primeras tres vueltas fue de estudio por parte de ambos pugilistas, que intercambiaron golpes sin causarse daño alguno. Por su parte, Sasiprapa tomaba el centro del ring y trataba de llegar a Reveco a través de directos y uppercuts, pero el argentino rápido de movimiento lograba escaparle a los golpes de su contrincante.
El desarrollo de la sexta vuelta le jugó una mala pasada al boxeador cuyano, quien luego de recibir un cross de derecha fue cortado en su párpado izquierdo. En el siguiente round el público mendocino empezaba a ilusionarse, debido a que el asiático comenzaba a sentir el trajín de la pelea y el argentino seguía manteniendo la misma intensidad del principio.
El desenlace del combate llegó en el octavo, donde Reveco, pupilo de Pablo Chacón, continuó con su arduo trabajo en el cuadrilátero. Luego de conectar una serie de golpes Sasiprapa cayó al suelo y el árbitro panameño, Gustavo Padilla, inicio la cuenta, pero tailandés logró levantarse. El daño ya estaba hecho, debido a que el visitante se encontraba conmocionado. De esta manera el argentino acompañado por el aliento de su público fue en busca del nocaut, que llegó luego de una combinación de golpes, provocando que el árbitro proclamara el final del cotejo.
Ambos boxeadores se encontraron con esta posibilidad de poder pelear por la corona mundial luego de que el japonés Kaki Kameda renunciara al título para poder pasar a la categoría pluma. Tanto el argentino como el tailandés pudieron tener esta chance, debido a ser los dos mejores rankeados de la categoría.
Sin dudas, Reveco tiene un gran potencial como a su vez mucho por mejorar, pero el futuro le deparará peleas de mayor jerarquía y de importantes sumas de dinero. Seguramente su máximo anhelo será defender el título conseguido y poder seguir metiéndose en la historia grande del boxeo nacional, lugar para unos pocos.

Nicolás Papini

22 de junio de 2007

Huracán y Tigre ganaron por un sueño

A pesar de la adversidad en la ventaja deportiva, Huracán y Tigre demostraron que la Promoción no es ningún trámite para los equipos de Primera. No les pesó el decorador dato estadístico que afirma que solo cuatro de los catorce equipos de la categoría pudieron subir por esa vía. Al contrario; Huracán superó claramente a Godoy Cruz y se llevó un esperanzador 2 a 0, mientras que Tigre también fue más que su rival, en este caso Nueva Chicago, en un partido que los de Victoria se impusieron por 1 a 0, con un gol de chilena de Leandro Lazzaro.
Huracán y Godoy Cruz fueron los primeros en pisar el césped, o mejor dicho, el barro. El local despejó por 90 minutos los recuerdos amargos del último fin de semana -cuando fue derrotado polémicamente por San Martín de San Juan- y puso la mente en la nueva chance para subir. Por cuarta vez consecutiva le sacó el jugo a la localía, manejando el balón e hilvanando con paciencia situaciones de gol. A los 19 minutos del primer tiempo, Walter Coyette adelantó al equipo de Antonio Mohamed, tras tomar un balón suelto en el área rival. Y en una situación similar, pero mediante una palomita, Joaquín Larrivey puso el 2 a 0 que le permitió al "Globo" tomar aire para la revancha, a jugarse el domingo a partir de las 15.00, con arbitraje de Carlos Maglio.
Huracán fue el segundo equipo del Nacional B en ganar por dos goles a uno de Primera, aunque su único precedente, Gimnasia de Concepción del Uruguay, en la temporada 02/03, finalmente no pudo consumar el ascenso, porque el "Tatengue" se vengó con un arrollador 3 a 0. Por eso, es mejor no festejar antes de tiempo, y más si se tiene en cuenta que el equipo mendocino fue el cuarto mejor equipo del Clausura 2007 en condición de local.
Otro equipo que debe crecer en casa para revertir un marcador adverso es Chicago, que perdió ayer 1 a 0 con Tigre. El equipo de Carlos Ramaciotti se olvidó de llevar a Victoria el buen juego que le permitió escapar del descenso directo en las últimas fechas y Tigre supo sacar provecho. Mediante el desequilibrio de Lucas Wílchez -que por pedido de Diego Simeone volverá a Estudiantes de La Plata-, y las proyecciones de Martín Galmarini y Matías Giménez, el equipo de Diego Cagna dominó las acciones de juego del primer tiempo e inquietó en más de una oportunidad la valla defendida por Navarro Montoya. La recompensa llegó en el minuto 31, cuando Leandro Lazzaro, luego de un pase del arquero Daniel Islas, conectó una espectacular chilena que invalidó el esfuerzo del ex guardameta de Boca. La "ley del ex" -tanto por Lázzaro como por Islas- volvió a funcionar... ¡Y de qué manera!
En el segundo tiempo, a pesar de haberlo intentado, el local no pudo encontrar el segundo gol. Chicago apareció en los últimos minutos de juego y terminó atrincherando en su arco a Tigre, que no debe perder para subir a Primera después de 27 años.
Los sueños de subir se mantienen latentes y los que se juegan la permanencia, también creen. ¿El favorecido? El espectador neutral.

Andrés Villa

21 de junio de 2007

Con dos destellos de Román, Boca alcanzó la sexta Libertadores

No hubo batucada, ni ruidos por parte de los simpatizantes locales hasta altas horas de la madrugada en el hotel que valieran. Los partidos se ganan dentro de la cancha. Y Gremio careció de ideas a lo largo de todo el partido para lograr la abultada cantidad de goles que necesitaba para soñar aunque sea con los penales. Y Boca lo tuvo a Juan Román Riquelme, opaco en gran parte del desarrollo pero que apareció en los momentos justos, liquidó el pleito y le permitió a Boca empezar a saborear la sexta Copa Libertadores que lo coloca nuevamente como el Rey de Copas con 17 torneos internacionales, por encima del Milan.
El encuentro estaba estancado, inmerso en un pozo. Gremio había realizado el desgaste en la primera mitad, sin ideas, con entusiasmo pero sin lastimar el arco defendido por un seguro Mauricio Caranta. Ni el cabezazo en el palo de Rolando Schiavi, jugador que supo vestir con gloria la camiseta de Boca, sirvió para amedrentar la solidez defensiva del conjunto de Miguel Ángel Russo y levantar a un equipo brasileño intrascendente en la zona de definición. Todo hasta que apareció Riquelme, que poco había inquietado hasta el momento, y clavó un golazo al ángulo que hizo inútil la espectacular volada de Sebastián Saja. Y sentenció el partido, la serie, y la copa, que volvía a la Argentina.
Pero no le bastó y, con un Gremio que ya estaba completamente desconcertado, con las pocas chances de lograr la hazaña que merodeaban el imponente marco del estadio en Porto Alegre esfumadas, estampó su segundo sello del encuentro luego de un rebote de Saja y empezó a redondear un partido ideal para Boca que no se ajustaba al realidad aunque eso poco le importaba a los protagonistas de esta nueva conquista.
Porque hasta las iluminaciones de Román, casi nada había hecho el equipo argentino. Sólo lo que necesitaba, lo que le alcanzaba. La goleada de 3 a 0 conseguida en la Bombonera en el partido de ida invitaba a plantear un duelo luchado y trabado en la mitad del campo y a hacerse fuerte en la última línea frente a los avatares de los brasileños. Y así fue. Subían Lucio y Patricio, los laterales. Presionaban Diego Gavilán y Lucas. Tuta, Carlos Eduardo y Diego Souza hacían lo que podían en ofensiva. Pero Boca ni se inmutaba acrecentando con el correr de los minutos la desesperación de Gremio y del público que se acoplaba a esa inquietud.
Boca había entendido perfectamente como llevar el partido, con algunas zozobras pero sin desordenarse en el fondo. Con Daniel Díaz y Caranta como pilares, se bancó las arremetidas de Gremio durante gran parte del desarrollo del cotejo.
El ingreso de Rolando Schiavi en el primer tiempo, por el lesionado Teco, le puso un condimento extra al dramático choque, puesto que el defensor supo vivir momentos de goce con Boca en épocas bastante recientes y, por las vueltas de este bendito fútbol, llegó a tierras brasileñas y se encontró jugando una final de Libertadores frente al club que le brindó las mayores satisfacciones. Y, paradójicamente, casi le complica una noche que venía tranquila ya que a poco estuvo de abrir el marcador en el comienzo del complemento con un cabezazo que se estrelló en el palo, lo que podría haber cambiado el rumbo del encuentro.
Pero el equipo de Russo veía que Gremio no lo lastimaba de acuerdo a sus pretensiones y de apoco se fue animando a progresar en el campo. Ya con el ingreso consumado de Sebastián Battaglia por Neri Cardozo para contener más el juego en la mitad de la cancha, Boca recuperó el balón y, con el conjunto brasileño jugado en ofensiva, le propino dos mazazos que ni los propios jugadores de Boca esperaban. Y a partir de allí todo fue toque, traslado del balón y esperar que corran los minutos y, al mismo tiempo, los jugadores de Gremio. Palermo pudo haber ampliado la diferencia para consolidar otra goleada, pero desde el punto penal el gol se le volvió a negar.
Ya estaba todo dicho. Boca alcanzaba nuevamente una Copa Libertadores con un contundente 5 a 0 en el resultado global. Ese torneo que parece sentirse atraído por las vitrinas de esta institución. Pero éste no sólo es un trofeo más para Boca y para algunos jugadores que ya encuentran repetidos estos festejos, sino que sirvió en gran medida como revancha para este grupo de futbolistas que sufrió un duro golpe hace seis meses frente a Estudiantes y que rápidamente borró ese paso en falso.

Síntesis

GREMIO: Sebastián Saja; Patricio, William, Teco, Lucio; Diego Souza, Lucas, Diego Gavilan, Tcheco; Carlos Eduardo y Tuta.
BOCA: Mauricio Caranta; Hugo Ibarra, Daniel Díaz, Morel Rodríguez, Clemente Rodríguez; Pablo Ledesma, Ever Banega, Neri Cardozo; Riquelme; Rodrigo Palacio y Martín Palermo.
Goles: 23'ST Juan R. Riquelme (BJ), 35'ST Juan R. Riquelme (BJ)
Cambios: 35'PT Rolando Schiavi por Teco, 0'ST Márcio Amoroso por Tcheco, 14'ST Sebastián Battaglia por Neri Cardozo, 25'ST Éverton por Tuta, 37'ST Sergio Orteman por Ever Banega Amonestados: 5'ST Diego Souza (Gr) , 25'ST Lucas (Gr) , 29'ST Pablo M. Ledesma (BJ) Estadio: Gremio
Arbitro: Oscar Ruiz

Gabriel Antonielli

Fotos: http://www.ole.com.ar/

18 de junio de 2007

Histórico triunfo de Cabrera

El deporte argentino está de fiesta y esto se debe al triunfo histórico de Ángel Cabrera, quien se coronó en el 107º Abierto de los Estados Unidos, emulando a Roberto De Vicenzo, ganador del Abierto Británico en 1967. De esta manera el golf argentino alcanzó su segundo Major en la historia.
La victoria no sólo es histórica por ser el segundo título de Grand Slam de nuestro país, sino porque se dio en Estados Unidos ante la atenta mirada de Tiger Woods, número uno del mundo y Jim Furyk –ambos estadounidenses- , que finalizaron en la segunda posición del certamen.
El cordobés se llevo el torneo con 285 golpes (+5), siendo el jugador más regular durante los cuatro días de competencia, además de convertirse en el único golfista que bajó el par 70 en dos oportunidades. El jueves – comienzo del torneo- fue la mejor labor del argentino, finalizando el día con 69 golpes (-1) y de esta manera se ubicaba en la segunda posición, detrás del inglés Nick Dougherty.
El comienzo de la última jornada no fue fácil para Cabrera, debido a que arrancó en la séptima posición, pero sabiendo que si lograba hacer un total de 69 golpes ese día estaría entre los candidatos al título. El arranque del Pato fue muy bueno, porque en los hoyos 4 y 5 logró concretar dos birdies, desde un metro. En el sexto Cabrera hizo un bogey que lo retraso, pero como Tiger Woods cometió un doble bogey en el 3, el argentino retomó la punta luego de realizar un birdie en el 8, desde 4 metros y medio.
En el siguiente hoyo el “Pato” cometió un bogey, lo que lo obligó a compartir la primera ubicación con otros cuatros golfistas. Pero a partir del hoyo 11, la disputa sería ante el mejor golfista del mundo y Furyk, ganador de este Abierto en el 2003.

En el hoyo 14 el argentino empezó a ver que el sueño de alzarse con un trofeo de esta magnitud no estaba lejos, debido a que realizó un par y Tiger cometió un bogey en el 11. El tiro del torneo llegó en el 15, donde el “Pato” ejecutó un gran golpe en el fairway, lo que le permitió nuevamente realizar un birdie y alejarse a 3 golpes de sus perseguidores.
El sueño de ganar un Major cada vez estaba más cerca y los nervios como la ansiedad crecían desmesuradamente. La presión interna sumada a la que ejercía tener detrás de él a Tiger pisándole los talones, repercutió en el “Pato”, debido a que cometió dos bogeys, en el hoyo 16 y 17.
Llegó el hoyo 18, el último y definitivo, el que marcaría el destino del argentino, quien lo jugó con una gran templaza, resolviéndolo en 4 golpes. Su tarea en el torneo había llegado a su fin, nada más quedaba esperar que Tiger finalizara su desempeño.
El epílogo del certamen se acercaba y el mejor golfista de la historia se encontraba presente con una difícil prueba que cumplir. Tenía que lograr realizar su hoyo en tan solo dos golpes, para poder llevar la definición del torneo a un playoff junto a Cabrera. Pero la suerte y el destino estuvieron del lado de nuestro compatriota, debido a que Tiger no logró su cometido y le permitió al “Pato” alzarse con la victoria más preciada e importante de su carrera.

Nicolás Papini

Foto: http://www.sport.es/ y http://www.ole.com/

Ahora sí: ganó, gustó y goleó

Después de haber sufrido más de lo previsto en el debut del 38° Mundial de Hóckey sobre patines, Argentina encendió el camión con acoplado y pasó por arriba a un débil Holanda, con un contundente 9 a 0. El nivel nacional mejoró notablemente con respecto al triunfo sobre Angola en la primera fecha, y con la tranquilidad de haber definido el partido en la primera parte, apostó a la rotación de jugadores con el fin de preservarlos para las instancias decisivas. Carlos López marcó el camino de la goleada, que fue ampliada por David Farrán y el juvenil José García, que anotaron tres tantos cada uno, mientras Emanuel García marcó los dos restantes.
Sin lugar a dudas, Holanda era el rival más accesible de la primera ronda. En el último Mundial -jugado hace dos años en San José, Estados Unidos- la naranja, que en este caso no es "mecánica", había finalizado 14° sobre 16 equipos, lo que lo obligó a jugar el año pasado el Mundial "B" en Montevideo, donde fue subcampeón. El equipo europeo, que en la primera fecha había perdido 4 a 1 con Chile, no pudo disimular los errores tácticos-técnicos y fue superado por un eficaz equipo argentino, que liquidó el asunto en la primera parte (terminó 5 a 0).
El contexto colaboró para que los nueve sanjuaninos que representan a nuestro país tengan minutos en cancha (el único que no jugó fue Pablo Alvarez, quien se lesionó en el primer partido y tiene comprometida su vuelta a las pistas de Montreux). Puntos bajos no hubo, claro, porque Holanda nunca llegó a inquietar la valla defendida por Juan Oviedo, en primer turno, y a Andrés Garramuño, que debutó en el campeonato. En el aspecto ofensivo brillaron David Farrán, que volvió a explotar su especialidad, el tiro externo, Emanuel García y el debutante José García, de solo 19 años. La clave para este cómodo triunfo, que es el más abultado en lo que va del torneo, fue el constante dominio de la bocha y la firmeza defensiva, dos puntos indispensables para alcanzar los objetivos, que según el técnico Fredy Luz, para este Mundial es ser campeón.
Todavía no tiene asegurada la clasificación, pero para que esto no ocurra debe suceder una legítima catástrofe: debe perder por goleada con Chile, que hoy cayó con Angola 2 a 0, y que el equipo africano también gane por un marcador abultado a Holanda. Los chilenos nostálgicos seguramente auguran una victoria, si conmemoran el histórico triunfo por 2 a 1 sobre el equipo albiceleste, en los cuartos de final del Mundial de San Juan '89 (fue la última vez que Argentina no finalizó entre los cuatro primeros). Mientras Chile se juega las últimas monedas para seguir con vida, Argentina continúa acelerando en busca del quinto título mundial.
Otros resultados: Grupo A: Brasil 5 - Alemania 3 y España 9 - Colombia 1. Grupo C: Francia 6 - Estados Unidos 2
Andrés Villa

17 de junio de 2007

Se alarga la paternidad

Nuevamente el rugby mostró la pasión, la entrega y la garra que lo caracteriza. El sábado -por la segunda fecha del Nacional de Clubes- hubo fiesta en Boulogne, pero esta vez festejó el CASI, que sobre el final del partido dio vuelta la historia y le ganó al SIC por 30 a 23.
En el comienzo, el equipo local fue más ambicioso y logró una ventaja en el marcador de 10 a 0 con el try de Federico Chinelli y la conversión y un penal ejecutado por el capitán, Federico Serra.
Los “Zanjeros” aprovecharon las chances de anotar y con un try de Santiago Franzini y la eficacia de los pies de Serra, continuaban sumando puntos. Por otro lado, los visitantes se acercaban gracias a un penal convertido por Nicolás Pandelo.
El segundo tiempo empezó a favor del SIC, que seguía arriba gracias a Serra. Sin embargo, el CASI no se quedaba atrás y respondió con un try de Agustín Mollura. Pero definitivamente el rendimiento de las "Cebras" cambió con el ingreso de Francisco Vidal Bazterrica.
Bazterrica fue un jugador clave del Atlético y fue el que marcó la diferencia en el encuentro, debido a que, no bien entró al campo, se zambulló en el in goal local. Sumada la conversión de Pandelo, el resultado se había emparejado 20 - 20. Y los dirigidos por Eliseo Branca respiraban otra vez.
Serra volvía a acertar a los palos y el SIC se imponía nuevamente en el marcador. Pero el CASI no aflojaba y de la mano de Vidal Bazterrica ganaba por 25 a 23. La ventaja creció gracias a Juan Cruz Van Gelderen que aportó una conversión y, minutos más tarde, sería el autor de un penal. La Academia se quedó con la victoria y festejó adelantado el Día del Padre.

Sabrina E Otaegui
foto: www.apichot.com

Argentina debió sufrir para ganar en el debut

Se sufrió más de lo esperado, pero lo importante fue ganar. La selección argentina de hóckey sobre patines superó con algunas dificultades a Angola por 5 a 2 en el debut del Mundial de Montreux, con tres goles de David Farrán, uno de Carlos López y el restante de Emanuel García. El equipo dirigido por Jorge Luz no jugó bien y debió esperar hasta los últimos minutos de juego para sellar la victoria.
La lógica -un factor que suele engañar en el deporte- nos decía que Argentina estaba seis o siete goles por encima de su rival (en el Mundial de Oliveira de Azemeis 2003, ganó 9 a 2), y en los primeros minutos de juego, la superioridad quedó al alcance de la vista. David Farrán adelantó al combinado argentino con uno de sus típicos disparos de larga distancia. Luego, el mismo jugador de Estudiantil amplió la ventaja, tras definir ante la salida del arquero Nelson. Hasta ese momento, todo estaba dentro de lo esperado y pensar en una goleada no se escapaba del libreto.
Repentinamente, llegó el tiempo de las imprecisiones; una serie ataques inconclusos, muchos de ellos provocados por cometer infracciones innecesarias, le cedieron el dominio del juego al seleccionado dirigido por el portugués Fernando Fallé, que además logró complicar mediante una pedante marca personal. Así llegó el primer susto: gol de Angola, convertido por Joao Vieira, de penal (a partir de este Mundial, los arqueros no pueden adelantarse hasta que la bocha no se mueva, ni tampoco el ejecutor puede "driblear" con ella).
En las primeras posesiones de la segunda parte, Argentina volvió a imponer su juego, rotando la bocha alrededor del arco rival. En un ataque espontáneo de los africanos, el "Colorado" Farrán, una de los puntos más importantes de Argentina junto a Carlos López, recuperó la pelota en campo propio y armó un contraataque, que culminó con el gol de Emanuel García. Respiro para el equipo albiceleste.
Dos goles de diferencia a priori era poco, lo que motivó al equipo sanjuanino-argentino a seguir apostando al ataque. Algunas faltas en ofensiva sin la bocha despertaron los fantasmas del primer tiempo y otro dolor de cabeza golpeó a nuestros representantes, obra del mismo Joao Vieira, que descontó nuevamente de penal. Y si faltaba algo para poner en peligro el esperado triunfo nacional, a cuatro minutos del final, llegó otro infracción dentro del área a favor de Angola, pero en esta oportunidad, el experimentado arquero Juan Oviedo, que no jugaba en un Mundial desde San Juan 2001, tapó el disparo del mismo ejecutador.
Fue una advertencia y el punto de inflexión. Angola se la jugó por el épico empate y descuidó su propia valla, que fue derrotada por cuarta vez por medio de un penal concretado por el atacante del Barcelona Carlos López. Y para evitar otro sofocón, Farrán sacó un potente disparo de larga distancia y abrochó el triunfo.
La primera prueba se superó, aunque con algunas imperfecciones. El próximo rival es Holanda, que perdió hoy con Chile por 4 a 1, pero experiencias como la de hoy sirven para no confiarse (el partido comenzará a las 9.30 -hora argentina- y será televisado por Canal 7). Si algunas tuercas se ajustan a tiempo, mañana habrá lluvia de goles en el pabellón del Pierrier.

Otros resultados: Grupo A: España 7 - Brasil 1 (ayer) y Alemania 6 - Colombia 1. Grupo C: Estados Unidos 5 - Mozambique 3 y Portugal 4 - Francia 1. Grupo D: Andorra 1 - Inglaterra 2 y Suiza 1 - Italia 3.

Andrés Villa

El ascenso a Primera de San Martín se festejó en San Juan y Boedo

La llegada de San Martín a Primera División se saboreó con locura en el estadio y en gran parte de la provincia de San Juan. Y también repercutió en Boedo, bien cerca, donde la algarabía por el Torneo Clausura obtenido por San Lorenzo continuó su ritmo con la frustrada intención de Huracán de acceder a la principal categoría de nuestro fútbol. La victoria del “Santo” sanjuanino por 3 a 1 significó, a su vez, una nueva alegría para los hinchas del “Santo” de Ramón Díaz, en un fútbol doméstico en el que se disfrutan con la misma intensidad los logros propios como los tropiezos de equipo rival.
El segundo encuentro por la final del ascenso a la Primera A fue emocionante desde el primer minuto de juego y tanto San Martín como Huracán deben llamarse a satisfechos por lo que hicieron durante el cotejo y a lo largo de campeonato. Pero, claro está, la fiesta es y será, durante las próximas semanas, exclusiva del conjunto sanjuanino, que desplegando un fútbol vistoso llegó en silencio desde atrás y ahora disfruta de su vuelta a primera luego de 37 años, casi una eternidad.
El llanto del final de jugadores como Gabriel Roth y Luís Tonelotto, el hombre del partido, como del entrenador Fernando Quiroz, protagonista desde el banco de otro ascenso, sintetizaron perfectamente el esfuerzo que hizo este equipo para, polémica de por medio, conseguir el objetivo que jugadores, cuerpo técnico y dirigentes se plantearon al comienzo de la temporada. Porque el partido fue muy duro, luchado y jugado por momentos, con cambios permanentes en su desarrollo, lo que obligó a un esfuerzo doble para cualquiera de los dos. Pero, como se suele decir, lo que cuesta el doble se disfruta más, y vaya si lo disfrutaron los artífices de esta hazaña.
Porque lo de San Martín fue verdaderamente una hazaña, a pesar de haberse puesto en ventaja a los 28 del primer tiempo gracias al penal marcado por Tonelotto luego de que el cuestionado Daniel Giménez sancionara una mano intencional del jugador Hugo Barrientos. Huracán jugó un partido verdaderamente extraordinario, con un Mauro Milano que le daba el toque de distinción a este equipo y un Joaquín Larrivey que apareció en le momento preciso, sobre el cierre de la etapa inicial, para estampar la igualdad que le otorgaba el ascenso al equipo de Parque Patricios debido a la victoria por 1 a 0 conseguida hace una semana como local. Ese triunfo que parecía bastante exiguo en su momento y que se terminó de confirmar como tal.
Incomprensiblemente, a pesar de quedarse con las manos vacías y ahora tener que esperar por una de las Promociones para poder consumar el ascenso, Huracán estuvo a minutos nomás de quedarse con toda la gloria. La igualdad conseguida a poco del entretiempo por Larrivey no se modificó durante el complemento, a pesar de que el conjunto de Mohamed contaba desde los 5 con un hombre menos por la expulsión de Gerardo Solana, y los dos mil hinchas que asistieron a esta final y los que no pudieron estar presentes, ya se relamían el regreso a la máxima divisional fútbol argentino. Pero aparecieron Giménez y José Brusco, y la historia empezó a tener otro final. El árbitro del encuentro cobró una dudosa falta de Hernán Vigna al borde del área grande, que luego el defensor de San Martín de San Juan no desaprovechó y, con un potente remate, hizo explotar al numeroso público que había colmado el estadio.
El reloj marcaba 45 minutos, tiempo cumplido, y este polémico fallo le abría las puertas al suplementario que auguraba una apasionante definición. Pero todos los jugadores de Huracán, y el mismo Antonio Mohamed, fueron a recriminarle la decisión a Giménez y el cotejo se interrumpió. Finalmente los protagonistas desistieron de continuar la discusión puesto que el juez ya había dado su sentencia, y el juego se reanudó. Y Jiménez acrecentó su protagonismo. Insólitamente, “el sargento” adicionó 8 minutos cuando el juego había estado detenido una cantidad mucho menor a esta.
Entonces, apoyado en la levantada anímica que significó ese gol salvador de Brusco, San Martín fue por lo imposible, por lo impensado, y lo consiguió. En la última bola, un centro desde la izquierda que Paolo Goltz rechazó defectuosamente contra su arco y el goleador Tonelotto, con la pelota a su merced, ajusticio a Leo Díaz y a todo Huracán.
Los reclamos del plantel de Huracán y el descontrol de los de San Marín se entremezclaron con los hinchas sanjuaninos que ingresaron, como de costumbre, al terreno de juego a desparramar su locura, mientras Giménez, en una imagen ya repetida, permanecía custodiado por la policía. Ahora Huracán deberá esperar a Godoy Cruz, Chicago o Belgrano, para poder liberar ese grito y esa bronca que permanecen en cada una de las gargantas de los jugadores e hinchas y aplacar, de algún modo, este gran semestre de San Lorenzo.


Sintesís

San Martín(SJ): César Monasterio; Sergio Plaza, José Brusco, Ariel Agüero; Alejandro Gómez, Mario Pacheco, Raúl Décima, Facundo Torres; Gabriel Roth; Lisandro Sacripanti y Luís Tonelotto.
DT: Fernando Quiroz
Huracán: Leo Díaz, Paolo Goltz, Christian Cellay, Claudio Ubeda; Gerardo Solana; Hugo Barrientos, Federico Poggi, Cristian Díaz; Walter Coyette, Mauro Milano y Joaquín Larrivey
DT: Antonio Mohamed
Goles: 28'PT Luis Tonelotto (SMS), 48'PT Joaquín O. Larrivey (Hu), 45'ST José S. Brusco (SMS), 53'ST Luis Tonelotto (SMS)
Cambios: 10'ST atías García por Sergio O. Plaza, 11'ST C. Sanchez Prette por Walter G. Coyette, 17'ST Marcelo R. Laciar por Félix Décima, 22'ST Hernán Vigna por Federico Poggi, 26'ST Daniel E. Diaz por Facundo Torres, 40'ST Héctor M. Núñez por Joaquín O. Larrivey
Amonestados: 7'PT Gerardo A. Solana (Hu) , 14'PT Leonardo N. Díaz (Hu) , 45'PT Ariel Agüero (SMS) , 48'PT José S. Brusco (SMS) , 15'ST Paolo Goltz (Hu) , 28'ST Joaquín O. Larrivey (Hu) , 34'ST () , 42'ST Claudio F. Ubeda (Hu)
Expulsados: 5'STGerardo A. Solana (Hu) , 46'ST Antonio Mohamed (Hu) , 48'ST Marcelo R. Laciar (SMS)
Árbitro: Daniel Giménez
Estadio: San Martín (SJ)

Gabriel Antonielli
Foto: http://www.ole.com.ar/


¡"A"rriba San Juan!
Una nueva provincia asoma en el fútbol grande de nuestro país. Se trata de San Juan, que por medio de San Martín, tendrá el privilegio de compartir la categoría con los clubes más importantes del país. Y eso que ayer estuvo a minutos de postergar los festejos y poner la mente en la segunda posibilidad de ascender, porque empataba 1 a 1 con Huracán en el minuto 44 del segundo tiempo, lo que le permitía al equipo de Mohamed regresar a Primera. Los experimentados Sebastián Brusco –de tiro libre- y Luis Tonelotto –en el octavo y último minuto de descuento- torcieron la historia y le dieron el ascenso al equipo más tradicional del Nacional B.
Cualquier similitud con la ficción es pura coincidencia. Pareció un cuento de suspenso, en los que toda una larga historia tiene su desenlace en la última página. Pero no, aunque a algunos no les guste, es la realidad. En el descuento, San Martín dio vuelta el 1-2 global (en Buenos Aires, había ganado Huracán 1 a 0), cuando ya los 2.000 fanáticos del “Globo” deliraban de alegría. La hazaña llegó de la mano de dos soldados de mil batallas, Brusco y Tonelotto. El primero de ellos remató un potente tiro libre a ras del césped –al estilo Cata Díaz-, que se filtró entre la barrera e ingresó en el palo derecho de Leo Díaz. Cuando los ocho polémicos minutos de adición del árbitro Daniel Giménez se estaban por esfumar, llegó la estocada final: tras un dificultoso despeje del entrerriano Paolo Goltz, Tonelotto -de media vuelta- colocó el balón contra el poste izquierdo de Díaz, que no pudo hacer mucho. Y no hubo tiempo para réplica.
Ante la impotencia por la sorpresiva derrota, los visitantes derivaron las culpas al árbitro Giménez, que además del interminable tiempo de adición que dio y la dudosa infracción cobrada en el gol de Brusco, le había otorgado a los sanjuaninos un dudoso penal en la primera parte (Tonelotto, quién si no, lo había transformado en gol). Una vez finalizado el partido, mientras los jugadores y el público local compartían un solo grito, el de “dale campeón”, los futbolistas y cuerpo técnico del equipo rival se revelaron y provocaron algunos disturbios en disconformidad con el desempeño del “Sargento”, que además expulsó a Solana, por el lado de Huracán, y a Laciar, en el equipo ganador.
Huracán recibió un golpe bajo, de esos que no se curan rápidamente. Ahora tendrá que jugarse todas las fichas en la Promoción, pero los de Parque Patricios habían apostado al máximo a este partido. Gracias al empate parcial, conseguido por el cabezazo de Joaquín Larrivey (jugará la próxima temporada en el Cagliari de Italia), en el minuto 48 del primer tiempo, estuvieron muy cerca de invalidar el karma con el que convivieron en los últimos tres años. Pero los festejos se postergaron y todavía no hay fecha de reprogramación.
No es casualidad que San Martín haya definido el partido sobre el final, pues existen varios antecedentes recientes, como los triunfos agónicos contra Aldosivi, Olimpo, Tiro Federal y Talleres; en definitiva, terminó siendo la clave para una campaña redonda, que finalizó con un 61% de efectividad (ganó 20, empató 15 y perdió solo seis). El cerebro de esta inolvidable campaña fue “Teté” Quiroz, que todavía no confirmó su continuidad, aunque no hay que olvidar a Gustavo Quinteros, quien estuvo a cargo del plantel en el Apertura y en los dos primeros encuentros del Clausura, es decir, frente a Tigre y Platense.
La máxima categoría espera con los brazos abiertos a San Martín de San Juan, un equipo que jugaba en el Nacional B desde la temporada 95/96, y que era la institución que estaba hace más años en la categoría. ¿Podrán plantarse también por un largo rato en Primera?
Andrés Villa

16 de junio de 2007

Tigre noqueó a Platense en el final y alcanzó la Promoción

A Tigre, por la ventaja deportiva que poseía, le alcanzaba tan solo el empate para aferrarse a una de las Promociones por el ascenso a Primera División, mientras que a Platense únicamente le servía una victoria para quedar depositado en esa misma instancia, y eso se notó. Porque el conjunto dirigido por Rodolfo y Pablo Motta fue el que más buscó el resultado durante los noventa minutos, pero ese tanto nunca llegó. Por el contrario, los dirigidos por Diego Cagna tuvieron menos ocasiones de gol pero las supieron aprovechar con dos mazazos en el ocaso del partido para hacer delirar a todo el público en Victoria y soñar con volver a la máxima categoría del Fútbol Argentino tras 28 años.
Esta segunda final del Torneo Reducido del Nacional B no estuvo muy distante de aquel pobre partido que disputaron días atrás en Vicente López. La diferencia residió en lo emocional, en la presión que generaba el saber que cualquier error sería definitivo. Y eso lo entendió perfectamente Cagna, que sabía que la igualdad le servía a su Tigre para afrontar una de las Promociones con Godoy Cruz o Chicago, pero no se conformó, buscó cerrar el choque y no sufrir en los minutos finales. Apostó por el recambio que tenía en el banco y le salió redondo. Los ingresos de Nicolás Torres y Lucas Wilchez, sin ninguna duda, le cambiaron la cara a un Tigre que jugó una floja primera mitad- sin peso en el ataque-, y marcaron la diferencia en un duelo en el que nadie sobresalía.
Platense, a su vez, fue el que más oportunidades tuvo a lo largo del partido para abrir el marcador y trasladar la responsabilidad hacia la otra vereda. Pero la sucesión de errores en la definición o las siempre oportunas salvadas de Daniel Islas ahogaron los gritos de sus hinchas ausentes en el estadio por disposición del CoProSeDe (Consejo Profesional de Seguridad Deportiva).
Sumado a estos errores o falta de fortuna, como quieran llamarlo, la dupla técnica conformada por los Motta no leyó el partido, como sí lo hizo Cagna. Cuando los jugadores en cancha comenzaron a inclinar el terreno hacia la valla de Islas, se observaba un déficit en la parte ofensiva que pedía a gritos el ingreso de otro delantero, pero la entrada de Uriel Pérez se prolongó en el tiempo y no surtió efecto. Quizá la idea de obtener los tres puntos mediante una pelota detenida o un falla en la última a línea de Tigre fue equivocada por parte de los entrenadores del conjunto de Vicente López, pero esa ya es otra historia que ellos interiormente deberán analizar.
Lo cierto es que con los goles de Juan Pereyra a los 35 del complemento y de Juan Fontanello a poco del cierre del partido terminaron de derrumbar cualquier ilusión de Platense que ya contaba con un jugador menos en el campo por la expulsión de un desconocido Juan Casado por parte del árbitro Juan Pablo Pompei, quien tuvo una aceptable labor.
De esta manera, Tigre terminó de demostrar en la cancha lo que la mayoría pensaba, que estaba para conseguir logros importantes. Y ahora, de la mano de un Cagna que pasó de ser cuestionado a convertirse en el salvador, aguarda tranquilo la confirmación de su rival para la Promoción, que no saldrá de Godoy Cruz o Chicago. Y, claro está, cualquiera de los dos deberá batallar mucho para derribar a este equipo de Victoria que le pone el corazón a cada encuentro.


Síntesis
Platense: Diego Ezquerra; Juan Mercier, Ángel Puertas, Guillermo Báez, Héctor Banegas; Matias Giacopuzzi, Jorge Álvarez, Jorge Ribolzi; Juan Casado; Santiago Bianchi y Juan Acosta Cabrera.
DT: Rodolfo y Pablo Motta
Tigre: Daniel Islas; Pablo Fontanello, Alexis Ferrero, Fernando Stang; , Mariano Pasini, Diego Castaño, Román Martínez, Matías Giménez; Martín Morel; Luis Salmeron y Juan Pereyra
DT: Diego Cagna
Goles: 35'ST Juan P. Pereyra (Ti), 41'ST Pablo E. Fontanello (Ti)
Cambios: 20'ST Nicolás Torres por Román F. Martínez, 20'ST Lucas A. Wilchez por Martin G. Morel, 20'ST Santiago Freán por Matias Giacopuzzi, 26'ST Leandro Lazzaro por Luis Salmerón, 38'ST Uriel Pérez por Jorge G. Ribolzi
Amonestados: 20'PT Ramon R. Rojas (Pla) , 39'PT Luis Salmerón (Ti) , 18'ST Angel Puertas (Pla) , 32'ST Juan E. Casado (Pla) , 44'ST Guillermo M. Baez (Pla)
Expulsados: 37'ST Juan E. Casado (Pla)
Estadio: Tigre
Arbitro: Juan Pablo Pompei


Gabriel Antonielli

Primicia de Biblia Deportiva: Delfino a Toronto

Son las 2 am y ningun sitio informó sobre la reciente decisión de los Pistons de traspasar a Delfino a Toronto.Tal vez ni el propio Carlitos lo sepa, no hay un solo sitio que lo informe, asi que paso a dar la noticia más importante luego del campeonato que coronó a Manu y Oberto: La próxima temporada, Delfino será un Raptor.
Ésto es periodismo 3.0: ni Clarín, ni La Nación, ni nadie... El blog de deportea 2ºD 2007, primero en Latinoamérica.

15 de junio de 2007

Un título "Manu"facturado en Argentina

Ayer nació una dinastía. Los San Antonio Spurs ya son parte de la historia grande de la NBA, no solo por haber sido el sexto equipo en la historia de barrer a su rival en las finales, sino también por haber ganado su cuarto título en los últimos nueve años. Y en el medio de todo, dos argentinos, uno de ellos un novato en los festejos y el otro todo un referente en la materia. Tanto Oberto como Ginóbili incidieron directamente en la obtención del cuarto título de los texanos, y ayer, tras ganarle como visitante a Cleveland Cavaliers por 83 a 82, hicieron honor a su protagonismo.
El cuarto partido resultó ser el último por sexta vez en la historia de las finales. No caben dudas de que fue el más parejo y emocionante de la serie, pues el marcador, que desde el segundo cuarto favoreció notablemente a los dirigidos por Gregg Popovich, se estrechó en los últimos 12 minutos de juego. Los Cavs esterilizaron sobre el final una desventaja de diez puntos y hasta llegaron a ponerse al frente por tres. La efervescencia del público local revivió en aquel momento, pero el aporte de los 20.000 fanáticos que colmaron el Quicken Loans Arena no alcanzó para empezar a descontar el 0-3.
Cuando el equipo de Mike Brown reaccionó de la mano de LeBron James (fue el goleador de su equipo, con 24 puntos) apareció la magia de Ginóbili, que, en sólo 48 horas, saltó de la intrascendencia al liderazgo. El bahiense fue el máximo anotador del partido, con 27 puntos, además de haber bajado 5 rebotes y provocado 3 asistencias. En demostración de su grandeza, en el último cuarto engrosó sus números: anotó 13 puntos, 11 de ellos en los cinco minutos finales.
El otro argentino del equipo, Fabricio Oberto, no quiso ser menos que su compatriota: sumó 7 puntos y 5 rebotes. Asumió la responsabilidad de cubrir a Tim Duncan cuando debió descansar por la acumulación de infracciones y cumplió. Tanta confianza despertó en aquel momento, que el entrenador lo dejó en cancha en los momentos decisivos partido. Aportó mucha inteligencia al juego ofensivo e impuso su altura para defender su propio aro, como lo hizo en la selección, en Atenas... como sabe hacerlo.
A ninguno de los dos le fue suficiente para arrebatarle a Tony Parker el premio al Jugador Más Valioso (MVP). El francés, que aportó 24 puntos ayer y que promedió 24,5 en la serie, fue el más regular del equipo y culminó con el monólogo de Tim Duncan, ganador del premio en los tres títlos anteriores ('99, '03 y '05). Casualmente, el de Islas Vírgenes no tuvo ayer un buen desempeño; marcó 12 puntos, acertando apenas el 26% de los tiros de campo.
Esta "pequeña" franquicia texana, perteneciente a la relegada comunidad hispana, ya es parte de la historia grande de este deporte. Ocupan desde ayer el cuarto lugar en títulos de NBA, únicamente detrás de Boston Celtics (16), Los Angeles Lakers (14) y Chicago Bulls (6). El tridente Parker-Ginóbili-Duncan ya marcó una dinastía en el planeta NBA, al haber ganado su cuarto campeonato en los últimos nueve años, y de esta manera, estamparon su sello entre los de otros firmantes, como Larry Bird, Scottie Pippen, Magic Johnson y Michael Jordan.


Formaciones:
CLEVELAND: Daniel Gibson (10), Sasha Pavlovic (3), LeBron James (24), Drew Gooden (11) y Zydrunas Ilgauskas (8). DT: Mike Brown. Ingresaron: Anderson Varejao (8), Damon Jones (9), Donyell Marshall (5), Eric Snow (4) y Shannon Brown (0).
SAN ANTONIO: Tony Parker (24), Michael Finley (4), Bruce Bowen (2), Tim Duncan (12) y Fabricio Oberto (7). DT: Gregg Popovich. Ingresaron: Emanuel Ginóbili (27), Robert Horry (1), Francisco Elson (4), Jacque Vaughn (2) y Brent Barry (0).
ESTADIO: Quicken Loans Arena (Cleveland, Ohio)
JUECES: Joe Forte, Eddie Rush, Bennett Salvatore
PARCIALES: 20-19, 34-39, 52-60
SERIE: San Antonio 4-0


Andrés Villa
Foto: www.ole.com.ar

14 de junio de 2007

Boca goleó a Gremio y espera tranquilo la revancha

Fue un 3 a 0 perfecto en favor de Boca y pudo ser más abultada la ventaja, pero también pudo haber sido más exigua la diferencia contra Gremio. Lo cierto es que el conjunto de Miguel Ángel Russo disputó un partido sumamente complicado y supo salir airoso de éste con una contundente victoria que lo deja bastante sereno de cara al partido de vuelta de esta final de la Libertadores en Porto Alegre.
“Un partido bien copero” sería la síntesis de este choque por la primera final entre Boca y Gremio
. Y el estruendoso ingreso del conjunto local al terreno de juego puso en evidencia dicha situación. El público sabía que su equipo se jugaba parte del semestre en este choque, puesto que las ilusiones de obtener el campeonato local habían quedado desechadas días atrás, y así se lo hizo saber a los jugadores.
En lo estrictamente deportivo vale destacar la meritoria actuación de Gremio, principalmente en la primera mitad, ya que sin mostrar un volumen de juego atractivo controló bien el mediocampo del conjunto argentino, presionando en la salida, y supo ponerle la debida atención a la mayor virtud de este Boca: Juan Román Riquelme. El “10” tuvo poca participación en esos primeros minutos y no pudo desplegar el fútbol que venía ejecutando en los anteriores duelos. Pese a eso, se las ingenió para ofrecerle su aporte al equipo mediante un tiro libre para Palermo, quien pifió el remate contra el arco custodiado por Saja y éste quedo a merced del botín izquierdo de Rodrigo Palacio. El delantero no perdonó los errores defensivos de los brasileros y estampó la ventaja a favor de Boca cuando transcurrían 18 minutos de la etapa inicial.
Perecía que ese tanto abriría el partido para los locales, pero fue todo lo contrario. Gremio siguió luchando cada balón como si fuera el último y arremetiendo peligro contra Mauricio Caranta, aunque sin obtener resultados positivos que se correspondieran con esas aproximaciones.
Así se fueron los primeros 45 minutos. Con la rara sensación de que Boca tenía todo para aumentar diferencias pero carecía de ideas y que Gremio, basándose en rendimientos individuales, podía lograr la ansiada igualdad.
Pero, por fortuna, el inicio del complemento trajo una sucesión de hechos que levantaron el tono del encuentro, en especial para el cuadro argentino. Primero con una excelente jugada colectiva entre Clemente Rodríguez y Neri Cardozo que definió Palacio ante la salida de Saja y un defensor brasileño salvó providencialmente en la línea. Y luego llegaría la expulsión de Sandro Goiano a los 13 minutos, por una tremenda patada contra la humanidad de Ever Banega, que atentaría definitivamente contra los intereses ofensivos del conjunto de Porto Alegre, relegándolo únicamente a sostener la mínima diferencia en contra.
A partir de allí, Boca fue empujando lentamente contra la valla de Saja y acorralando a los mediocampistas brasileños contra su propia área, aunque sin crear chances netas de gol, lo que intranquilizaba al público local. Pero volvió a aparecer Román, a quien le cometieron una infracción en el borde del área grande, reclamó derecho de autor y, luego de un toque de Claudio Morel Rodríguez, decretó el segundo gol para Boca a los 27 y una ventaja que era vista con mejores ojos hasta por el propio entrenador.
Todo marchaba sobre ruedas para este conjunto de Boca hasta que, contrariamente a lo que se esperaba, comenzó a mermar en su rendimiento. Ni el ingreso de Jesús Dátolo parecía ser una inyección anímica para los jugadores. Pero cuando el duelo se moría Boca dio la estocada final, la que podría significar la obtención de una nueva Libertadores. Riquelme produjo una jugada magistral desparramado rivales en una baldosa, sacó un potente remate que atajó Saja, pero luego de ese despeje llegó el centro de Palermo para que Ledesma cabeceara desprolijamente el balón y, rebote incluido en Patricio, ingresara mansamente en la valla de Gremio.
Ya no había tiempo para más, sólo para el pitazo final. Y la euforia del público y de los jugadores que comprendían el gigantesco paso que habían dado hacia la sexta Copa Libertadores de América para Boca. Pero esa ya es una historia que deberá cerrarse dentro de una semana en suelo brasilero, donde el conjunto de Russo deberá ofrecer otro místico partido para escribir su propio final feliz.

Síntesis

BOCA: Mauricio Caranta; Hugo Ibarra, Daniel Díaz, Morel Rodríguez, Clemente Rodríguez; Pablo Ledesma, Ever Banega, Neri Cardozo; Riquelme; Rodrigo Palacio y Martín Palermo.
GREMIO: Sebastián Saja; Patricio, William, Teco, Lucio; Sandro Goiano, Diego Gavilan, Diego Souza, Carlos Eduardo; Tcheco y Tuta.
Goles: 18'PT Rodrigo Palacio (BJ), 27'ST Juan R. Riquelme (BJ), 44'ST Pablo M. Ledesma (BJ)Cambios: 22'ST Jesús Dátolo por Neri Cardozo, 27'ST Lucas por Tuta, 35'ST Douglas por Tcheco, 36'ST Sebastián Battaglia por Ever Banega
Amonestados: 12'PT Hugo B. Ibarra (BJ) , 15'PT Patrício (Gr) , 33'PT Ever Banega (BJ) , 9'ST Sandro Goiano (Gr) , 9'ST Juan R. Riquelme (BJ) , 18'ST Neri Cardozo (BJ)
Expulsados: 13'ST Sandro Goiano (Gr)
Estadio: Bombonera (Boca Juniors)

Gabriel Antonielli

Foto: http://www.ole.com.ar/