21 de agosto de 2007

Conflicto entre Alonso y Hamilton en McLaren

De compañeros de equipo
a enemigos impensados


Por estos días ni siquiera aquel fanático más pesimista podría entender lo que está sucediendo en McLaren. Una escudería que, dispuesta a ganar el título tan esquivo en el último tiempo, consiguió el arribo de Fernando Alonso, el actual bicampeón Mundial. Y, a su vez, designó a Lewis Hamilton como segundo piloto esperando su gran explosión dentro de un par de años. Pero esto se convirtió en una bomba de tiempo. Porque, si bien los resultados le permiten soñar con la consagración a Ron Dennis, director deportivo de la marca, el choque de personalidades y egos de los dos corredores provocaron un revuelo en McLaren que han obligado a la intervención de la mismísima FIA, lo que da cuenta de la gravedad del asunto.
El conflicto que se ha desatado entre Alonso y el inglés Lewis Hamilton, primer piloto negro en llegar a la Fórmula 1, ha roto todos los esquemas hasta llegar a límites insospechados, lo que hizo que Dennis se replanteara la continuidad del español como piloto número 1 de la escudería de las Flechas de Plata, lo que le daría como contrapartida todo el liderazgo a Hamilton, quien está llamado a ser unos de los mejores pilotos de la historia y los recientes resultados que le permitieron alcanzar la punta del campeonato con 7 puntos de ventaja respecto de Alonso avalan esa condición.
Y para tomar conciencia de los niveles que alcanzó esta confrontación entre ambos corredores basta con recordar el caso de espionaje, la verdadera causa que originó este descontrol dentro de McLaren pero que ha quedado en un segundo plano, puesto que los celos de los corredores acapararon toda la atención. Si tanto Mike Coughlan, suspendido tras ser acusado de recibir información confidencial sobre Ferrari, como Nigel Stepney, catalogado como el “entregador” de dicha información aprovechando su condición de ex técnico del Cavallino Rampante, han perdido relevancia, incluso para los medios que se nutren hoy por hoy de cuanta declaración suene conflictiva para los oídos del público.
Porque de eso se han aprovechado la prensa española y la inglesa, las cuales fijaron claras y obvias posiciones respecto de los pilotos, y están dispuestas a jugarse el todo por el todo entendiendo los intereses que están en disputa a cambio de la continuidad o no de ellos en el equipo. Y teniendo en cuenta el choque de personalidades que sugieren tanto Alonso como Hamilton, el mundo de la Fórmula 1 está en presencia de una pelea que no augura un final feliz en el corto plazo. El temperamento de Alonso ha quedado visible en cada uno de sus dichos a la prensa. Su personalidad aceptada por estos lados del planeta teniendo en cuenta el sello “latino” de sus comportamientos por llamarlo de algún modo, sumado a sus recientes conquistas le dan una pequeña ventaja en cuanto a la consideración de cierto sector del publico, pero sus actitudes también ponen en jaque su futuro.
La polémica detención en boxes en la clasificación en el circuito Hungaroring en Hungría contemplaron algunas dudas respecto de la honestidad con la que competía contra su coequiper, puesto que le hizo perder entre 20 y 25 segundos al inglés quien también se aprestaba a ingresar a dicha zona y, al no poder hacerlo, vio frustradas su chances de conseguir una nueva pole. Y vale rescatar que la sanción que le cupo a Alonso por parte de la FIA que lo hizo retroceder cinco lugares, no fue la primera que debió soportar el asturiano, ya que el mismo había sido sancionado el año pasado en idéntico circuito y además en el GP de Italia por “acciones innecesarias y peligrosas” y por molestar a Felipe Massa en segunda instancia, ambas en las sesiones de clasificación, lo que demuestra que Alonso suele arriesgar demasiado a pesar de que ello le dé resultado.
Por su parte, Hamilton tampoco se queda atrás a pesar de que como todo inglés tiende a ser más frío y menos impulsivo con sus declaraciones, aunque luego del incidente en Hungría juró que dejaría a un lado su conducta hasta el momento. “Hasta ahora me callé cuando él (por Alonso) habla o hace, pero no lo volveré a hacer”, sentenció este joven de 22 años, hijo de madre británica y padre oriundo en Trinidad y Tobago, quien debió afrontar una dura infancia luego de la separación de sus progenitores y también sufrió junto a su hermano menor, quien padece desde su nacimiento una parálisis casi total. Esto seguramente lo ha ido formando como persona y de ahí su fuerte temperamento que le permite, a pesar de su juventud, imponerse en un momento tan delicado como el que vive hoy en la F1.
Con este panorama que está instalado en la escudería, no serán fáciles las próximas semanas para el círculo más íntimo de McLaren, el que deberá resolver el futuro de sendos pilotos para que este desgaste de la relación entre Alonso y Hamilton no reditúe en una remontada de Ferrari que a fin de año le provoque más de un dolor de cabeza a Ron Dennis y compañía. Lo cierto es que Alonso, designado por UNICEF como “Embajador de Buena Voluntad”, ya manifestó hace dos meses que no se sentía cómodo allí ya que “estoy en un equipo inglés con un compañero inglés”, resumiendo en esa frase lo que significa que ese país apueste casi todas sus fichas a Hamilton teniendo en cuenta las constantes frustraciones en otras disciplinas.
Por lo tanto, estas palabras del español, quien no es el mejor ejemplo para los jóvenes de mundo por estos días, sumados a los recientes incidentes quizá terminen por abrirle la puerta de salida hacia otro destino que podría ser BMW, donde no tendría paridad con ninguno de los pilotos que hoy se desempeñan allí y podría volver a demostrar por qué consiguió dos títulos consecutivos en la máxima categoría del automovilismo deportivo mundial.


Gabriel Antonielli

4 comentarios:

Gabo dijo...

Y un día volvió del abandono ......... para quedarse? solo el tiempo lo dirá.

Anónimo dijo...

Chan! Aparecistes jajaja.
Muy buena la nota señor; espero otra así me entero de algo que estoy muy colgada.
Suerte, Flopy

Anónimo dijo...

Para la señorita Flopy ya que se encuentra colgada puede venir y colgarse de ESTA que seguro le va a encantar

Anónimo dijo...

adhiero al sr anonimo y me cuelgo yo tb....